¿Cómo Ayuda el Yoga y la Meditación a la Recuperación del Abuso de Sustancias?

La mayoría de los programas de recuperación de abuso de sustancias consisten en desintoxicación, apoyo clínico, terapia conductual, asesoramiento individual y grupal, educación para la prevención de recaídas y apoyo para el cuidado posterior. Pero la adicción es una enfermedad cerebral.

Es por eso que los principales centros de recuperación también ofrecen actividades y prácticas que pueden ayudar a sanar el cerebro. El yoga y la meditación son dos prácticas de estilo de vida basadas en la evidencia comúnmente utilizadas en programas de recuperación que también se cree que benefician al cerebro.

Yoga: una práctica física y espiritual

El yoga es una antigua práctica india que busca crear armonía entre la mente, el cuerpo y el medio ambiente. Hoy en día, la práctica se ha convertido en una forma popular de ejercicio físico que alienta, promueve y ayuda a las personas a desarrollar un control saludable sobre sus mentes y cuerpo.

Derivado de la palabra sánscrita “yoga“, Yoga significa unión. El objetivo final de practicar yoga es desarrollar la unidad entre el cuerpo, la mente, la energía y la tierra para lograr un estado de ecuanimidad o calma. 

Meditación: una práctica reflexiva y para aliviar el estrés

La meditación es una práctica de bienestar que se centra en preparar nuestras mentes para prestar atención enfocada a cosas importantes. Uno de los principales objetivos de las prácticas es capacitar a los participantes sobre cómo abrazar plenamente el momento presente.

Al centrarse en el presente en lugar del pasado o el futuro, los participantes pueden alcanzar un punto de claridad mental, tranquilidad y estabilidad. Aunque la tradición se originó en la India, la capacidad natural de la meditación para reducir la presión y aliviar la ansiedad ha hecho que la práctica sea muy conocida en las sociedades occidentales.

Además de ayudar a los participantes a regular mejor los sentimientos, controlar la presión y desarrollar una conciencia general más saludable, la investigación propone que la meditación puede cambiar genuinamente el cerebro.

Al iniciar y crear cambios positivos en el cerebro, la meditación puede ayudar a promover hábitos de comportamiento saludables, lo cual es extremadamente beneficioso para los programas de recuperación del abuso de sustancias. Al evocar cambios cerebrales positivos, la meditación puede ayudar a los adictos en recuperación a descubrir algunos de los problemas subyacentes relacionados con sus desafíos de uso de sustancias, que es un aspecto clave de la recuperación de la adicción.

X